La Mayor Contribución en el Mundo de la Programación la Hizo una Mujer

Retrato de Ada con 20 años (The New York Public Library)

Las mujeres en la ciencia y tecnología han vivido en la sombra de los hombres hasta hace relativamente poco, cuando se empezaron a reivindicar que algunos de los más famosos avances tecnológicos, atribuidos al sexo opuesto, habían sido realizados realmente por mujeres, a las cuales jamás se les había atribuido ningún tipo de mérito.

Muchas mujeres han sido el cerebro de muchas de las invenciones más significativas de la historia, algunas incluso sin darse cuenta. Este fue el caso de Augusta Ada Byron, conocida también como Ada Lovelace.

ADA LOVELACE, precursora de la programación.

Muchos historiadores se negaban a atribuirle el mérito que le correspondía porque «no era posible que una mujer de esa época tuviera tantos conocimientos en matemáticas».

Ada Lovelace fue la única hija (legítima) del célebre poeta romántico Lord Byron, aunque éste se fue de su vida cuando ella tan sólo tenía un mes: debido a desavenencias matrimoniales, su madre se marchó y se la llevó, dejándole a él atrás mientras dormía. Jamás le conoció.

Ada Lovelace (WIRED)

Ada siempre había vivido la ciencia de muy cerca, su madre la llevaba de viaje a regiones industrializadas de Inglaterra para visitar algunas de las novedades de la época en tecnología, como el Telar de Jacquard. Su madre se esforzó por erradicar todo rastro de la herencia literaria que su hija llevaba en los genes e insistió mucho en su formación en las ciencias.

Para estudiar matemáticas su madre contrató a Mary Somerville, una prestigiosa astrónoma. Fue precisamente ella, quien más adelante, le presentó a Charles Babbage. Tras contraer matrimonio con William King, Ada siguió con sus estudios de matemáticas, y tras tener a su último hijo, comenzó a trabajar con Babbage y su Máquina Analítica.

En 1942, Ada decidió apoyar a Babbage traduciendo uno de los artículos sobre su invención al inglés para la revista Scientific Memoirs sobre la Máquina Analítica, en el cual hizo aportaciones personales y teorías en forma de notas sobre el funcionamiento del dispositivo. El artículo lo firmó con las siglas AAL (Ada Augusta Lovelace) para ocultar su identidad. Estas notas terminaron siendo más populares que el contenido del propio artículo, ya que sin darse cuenta, Ada desarrolló conceptos visionarios, como el de lo que, hoy en día, es el algoritmo informático. Ada relataba, asimismo, las muchas otras aplicaciones que le veía al invento de Babbage. Las notas ocuparon tres veces más que el artículo original, y durante los meses de escritura, Ada y Babbage intercambiaban correspondencia a diario, compartiendo ideas.

Ada fue quien introdujo un algoritmo en la máquina de Charles Babbage, y fue de ella también la idea de crear una máquina que pudiera programarse y reprogramarse para realizar diferentes funciones sin limitarse simplemente al cálculo. Quería una máquina que pudiera llevar a cabo cualquier función que se pudiera expresar mediante símbolos. Para ello, Ada se inspiró en el Telar de Jacquard que tuvo la oportunidad de ver de cerca de pequeña.

Las notas detallaban como la Máquina Analítica debía «tejer patrones algebraicos del mismo modo que el telar de Jacquard teje flores y hojas«. Durante muchos años se debatió la identidad del verdadero autor de las notas de Ada. Los historiadores descartaban que las hubiera escrito Ada, asumiendo que no podía haberlas escrito ella. Más tarde, la correspondencia detallada entre Ada y Babbage demostraría lo contrario, ya que Ada mencionaba elementos que se incluían en las notas. Un ejemplo de esto podría ser la carta donde Lovelace expresa a Babbage su deseo de incluir algo sobre los números de Bernoulli en una de sus notas, pidiéndole datos y fórmulas. En estas cartas se aprecia que Ada sin Babbage y Babbage sin Ada no hubieran podido conseguir todo lo que lograron como equipo.

Carta entre Ada y Babbage donde se mencionan los números Bernoulli (WIRED)

Hoy en día, Ada es considerada la precursora de la programación y una visionaria de la computación. Desde 2009, cada segundo martes de octubre se conmemora el «Día de Ada Lovelace» para así visibilizar y dar apoyo a todo el trabajo de las mujeres en el campo de la tecnología y la ciencia. Algunas importantes empresas del sector como Nvidia, la han conmemorado apodando sus productos con su nombre, como la GPU Ada Lovelace, una de sus nuevas tarjetas gráficas de alta gama que aterrizarán este año 2022.

Han sido, y son muchas, las mujeres que han realizado contribuciones imprescindibles a lo largo de nuestra historia, y afortunadamente hoy día reciben el reconocimiento que se merecen.

Fuentes:

Maldita.es

Museo Nacional de Ciencias Naturales

National Geographic

The New York Times

Wired.com

Deja un comentario