¿Me compensa realmente la discriminación horaria?

Medidor de caja de energía eléctrica para uso doméstico

A tenor de las nuevas tarifas de la luz son muchos los consumidores que han dado la vuelta a sus hábitos de consumo energético con el fin de amortiguar la subida de sus facturas eléctricas. En este sentido, muchos han optado por contratar la discriminación horaria para poder tener una franja de horas en las que los precios sean considerablemente más bajos para poder hacer frente a este gasto en los próximos meses. Sin embargo, desde algunas comercializadoras energéticas advierten de que se debe estudiar cuidadosamente nuestra idoneidad a la hora de dar este paso, porque puede ser incluso contraproducente.

Discriminación horaria, ¿sí o no?

Según explican desde Aldro Energía las tarifas por discriminación horaria solo son rentables si el consumidor es capaz de trasladar al menos un 30% del consumo a las horas valle. Y es que esta comercializadora eléctrica aconseja evitar el consumo en las horas punta como principal estrategia para ahorrar en la factura de la luz.

Otro consejo al que apuntan los expertos es el de analizar muy bien a qué horas usamos principalmente los electrodomésticos o en qué horas estamos en casa. También analizar cuáles son aquellos aparatos que más gasto energético tienen. De esta manera, podremos ver qué necesidades energéticas vamos a tener según la hora del día.

Eficiencia energética de los electrodomésticos

Mucho se habla del cambio de hábitos de consumo, pero poco de la importancia de que nuestros electrodomésticos sean lo más eficientes posible. Hay que fijarse muy bien en su etiqueta energética ya que si no son A+, A o como mucho B, éstos tendrán un consumo de electricidad más elevado y por tanto usarlos en esta situación será más caro.

Una buena medida es cambiarlos por unos más eficientes energéticamente. De hecho, en ocasiones estos electrodomésticos pueden ser más caros al inicio, pero pueden suponer un importante ahorro posterior en las facturas de consumo. En este sentido, debemos saber que aparatos como el horno o el termo del agua caliente son algunos de los que mayor consumo tienen.

Programación y domótica

Otra buena solución a esta cuestión es la programación de los aparatos. Muchos de ellos, como puede ser la lavadora o el lavaplatos, incluso el termo del agua caliente, permiten programar su uso. De esta manera podremos derivar ese uso a otras horas del día en las que las tarifas de la luz sean más económicas.

Un paso más allá sería domotizar nuestro hogar. Aunque la domótica es la posibilidad de que todo esté programado, luces, electrodomésticos, calefacción, etc. es la posibilidad de que todos los aparatos de la casa sean lo más eficientes posible. Esta tecnología suele ser más habitual de hogares de nueva construcción que ya tienen integrados este tipos de sistemas tecnológicos. Sin embargo, no es exclusivo de las casas nuevas. Si tenemos una casa antigua, también podremos integrar algunos de ellos sin incurrir en gastos demasiado desmesurados.

Tarifas por discriminación horaria frente a fijas

Como exponía Aldro Energía al principio, no siempre es posible modificar los hábitos de consumo por lo que si no podemos desplazar al menos el 30% de consumo a las horas valle, seguramente consigamos un mayor ahorro con una tarifa de luz con precio fijo.

Las tarifas fijas son una modalidad de tarifas eléctricas con las que el precio de kWh es el mismo para cualquier hora del día, independientemente de cuándo se realice el consumo, explican desde la comercializadora. Por lo tanto puede ser una buena manera de protegerse ante las fluctuaciones de precio del mercado mayorista. Desde la comercializadora afirman que habría que hacer el mismo estudio de los hábitos de consumo para las segundas residencias o pisos vacacionales para adaptar las tarifas.

Fuente: yaencontre/noticias

Deja un comentario